diciembre 07, 2005

Un mundo de silencio en un mundo de palabras



México Distrito Federal. El 19 de septiembre de 1985, Carlos, un hombre común de unos 25 años, se encontraba en su departamento. Se disponía a dar inicio a sus actividades del día, eran las 7 de la mañana, el día ya había comenzado en las calles. Nadie se lo imaginaba, pero la tierra estaba por marcar ese día como el peor y más triste día para muchos mexicanos. En un momento la tierra despertó, el sismo sacudió la superficie entera. La gente estaba muy asustada, gritos, llantos, vidrios estallaban, caían cosas… En su casa Carlos intentaba encontrar un lugar seguro, al querer moverse de lugar, perdió estabilidad, fue impactado fuertemente contra la pared. Se dio un gran golpe con el cual perdió el conocimiento, y… sin saber, también había perdido la audición. Carlos ahora era un sordo.
Todos estamos propensos a sufrir alguna perdida auditiva. Claro, no queremos ser pesimistas ni alarmistas, el objetivo de este artículo es concienciar la condición física y cultural de las personas que sufren problemas auditivos, ayudar a comprender un poco más el mundo de estas personas que son parte de nuestro vecindario, nuestra ciudad, nuestro país, y quizás hasta de nuestra familia.
No podemos generalizar a los sordos en cuanto a su capacidad para leer labios, escribir, o escuchar ciertos sonidos. Cada caso es distinto, y deberán atenderlos profesionales para valorar sus capacidades y el método que sea mas funcional para su tratamiento. Existen personas que perdieron la audición después de haber dominado el español, sin embargo, enfoquémonos en aquellas personas que al carecer de los elementos suficientes para dominar el español oral, han desarrollado otra forma de comunicación tan peculiar, en la cual emplean expresiones corporales, formas de manos tan diversas colocadas en posiciones especificas con determinadas orientaciones visuales, movimientos de cejas, boca, en donde la velocidad y diversidad de expresiones y señas son comprendidas sin ningún problema entre ellos mismos.
Ellos conciben el mundo a través de su tacto, olfato gusto y vista, pero ¿es realmente tan difícil vivir sin audición?
El problema radica básicamente en la forma de comunicación con el mundo. Muchas personas sordas emiten sonidos con su garganta, intentan articular palabras en ocasiones con poco éxito, algunos logran articular un buen numero de palabras de español, sin embargo hay muchos conceptos que les cuesta trabajo entender o expresar, otros en cambio no hablan mas que con sus manos. A estos últimos se les suele llamar sordos analfabetas, o sordos sin educación que se comunican con señas de “calle”. Pero reflexionemos un poquito:



Usted tiene y domina su lengua materna, muy probablemente es el español. Pero, ¿habrá algún otro idioma que usted haya intentado aprender y que hasta el momento no le sea posible dominarlo? El que no domine ese otro idioma, ¿significa que usted tiene menos valía humana? ¿Sería justo que se le calificara de analfabeta, inculto o ignorante?, ¡claro que no!

Ángel es un bebe con sordera profunda que tiene un año y medio, se encuentra en su silla para bebe de mesa en el comedor. Su madre entra, al observarlo extiende los brazos, el responde con una sonrisa. Ella sonríe, mueve sus labios, se acerca a él, lo abraza, le llena la cara de besos. El ríe a carcajadas.
A través de los gestos, manos, expresiones corporales, Ángel esta entendiendo al mundo. Sin una palabra, pudo entender el concepto de aceptación, alegría, amor. La comunicación tan visual, gestual, y física integra sus canales de comprensión. Su sistema base de entendimiento es muy opuesto a quien adquiere una lengua materna oral, en donde los canales de percepción serán vocales, acústicos, y por tanto lineales. Aunque Ángel tiene oportunidad de adquirir información, no es a través de una lengua oral. La lengua madre de Ángel corresponde a otro tipo. Si, estamos hablando de una Lengua de Señas, (la lengua empleada por los sordos en México es la LSM, siglas que significan: Lengua de Señas Mexicana.).
Pero, si Ángel a pesar de los tratamientos a los que se viera sometido, terapias de lenguaje, ayudas alternativas, y aun con algún auxiliar auditivo, no lograra aprender la lengua oral, el español, después de intentarlo una y otra vez, como sucede con muchos sordos, ¿significa que tiene menos valía humana? ¿Seria justo calificarlo de analfabeta, inculto o ignorante?, ¿usted que piensa?
La Lengua de Señas Mexicana es una lengua real. Pese a la gran ignorancia que existe en este tema, actualmente las autoridades mexicanas han tomado cartas al respecto. En la LEY GENERAL DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD El Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos decreta en su articulo 12 que: La Lengua de Señas Mexicana es una de las Lenguas Nacionales que forma parte del patrimonio Lingüístico con que cuenta la nación Mexicana. La misma Ley habla sobre el derecho de los sordos a la educación Bilingüe (Español escrito y LSM), así como el uso de intérpretes calificados para su beneficio. Este reconocimiento es muy importante para la comunidad de sordos, pues brinda dignidad y respeto a su lengua, acceso a la información y educación. Nunca más llamarle lenguaje de calle a su Lengua de Señas Mexicana.
Actualmente el Grupo Señarte, yendo un paso adelante, ofrece asesorías de Español para sordos en Lengua de Señas Mexicana. A su vez se imparten clases de baile y teatro para niños y adultos en esta lengua. Cuenta además con clases de señas para personas oyentes, en las cuales se busca difundir tanto la lengua como la cultura del sordo en México. Atrévase a conocer más del mundo de las personas que viven en el silencio, no se arrepentirá.
Administrador

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muchas Gracias por este tipo de informacion que en realidad es de suma importancia puesto que nos consientiza y nos hace reflexionar en el valor que le debemos de dar a las personas sordas que son tan o mas valiosas que nosotros como hablantes puesto que nosotros aveces perdemos la fueza para alcanzar nuestros ojetivos por cualquier obsatculo por pequeño que este sea, sin embargo las personas sordas no se dan por vencidas al primer intento como nosotros, por ello creo que seria de suma importancia apoyarlos y lo mas importante aun es valorarnos como seres humanos. atte Moniloa

Entradas populares

Name:
Email Address:

Click here to create your own form.

L S M

Algunos videos

Loading...