diciembre 29, 2015

La mafia en el mundo de los Sordos








   El movimiento de las manos  era mágico, un  mundo desconocido completamente para mi, la velocidad en los dedos,  los gestos,  la precisión para dar un mensaje que increíblemente alguien podía captar  pese a la velocidad, era asombroso. 

Quizás la curiosidad de aprender algo diferente fue  lo que me hizo acercarme a ellos, sin embargo desconocía que estas personas ocultaban algo que iba a cambiar mi vida para siempre, formaban parte de una mafia que sin darme cuenta me atraparía  fácilmente.


No fui obligado por nadie, realmente era algo que yo quería. Comencé con dosis pequeñas, aún era un adolescente, tenía escasos 12 años y de momento eso era suficiente para mi.  Sin embargo conforme el tiempo pasaba  sentía que necesitaba más, ya no me conformaba con lo que obtenía, comencé a relacionarme con quienes me pudieran proveer más de esto.



Sin embargo la motivación y viéndolo a la distancia, quizás la razón esencial de todo esto, comenzó varios años atrás, cuando empezaba a entender el mundo y a sus habitantes. Recuerdo que tenía unos cinco años  cuando veía llegar a la familia política de mi tío, ese que sabíamos que había que hablarle fuerte para que pudiera escuchar y que era también nuestro vecino. Muchos de sus sobrinos, hermanas o hermanos eran algo diferentes, no sabía exactamente que tenían, pero recuerdo que no hablaban y los que lo hacían no oralizaban muy bien, poco se les entendía. Algo curioso es que el mover las manos lo veía como algo natural, tanto que no me percaté de la existencia de esta lengua, sin embargo si recuerdo lo que significaba esa diferencia. Recuerdo una ocasión en un dia lluvioso, habían charcos, Lucía un poco más grande que yo, había caído en el lodo, sus cabellos rubios estaban algo mojados y lloraba, la habían regañado otra vez, no podía hacer nada por ella pues me habían hablado para que entrara a la casa y ella seguía ahí afuera llorando, recuerdo el sentimiento de impotencia, verla incomprendida, solo me miraba mientras lloraba suspirando. Le decía que entrara a la casa, pero ella no quería, de algún modo sentía que la comprendía pues sabía que no platicaban con ella, siempre le gritaban, ahora entiendo que lo hacían porque pensaban que así les podría escuchar algo. Yo sabía que ella no podía hablar bien, decía unas cuantas palabras y realmente no recuerdo la existencia de la señas en ese momento, si me preguntan que cómo me comunicaba con ella: no lo sé... solo sé que podíamos jugar y todo estaba bién. Sabía que ella era buena y sentía que no la comprendían y no entendía por qué.




Tenia unos diez años cuando me compraron un diccionario verde escolar en donde al inicio de cada letra aparecían algunos dibujos,  entre ellos aparecía una mano que representaba la letra en la lengua de los sordos. Eso para mi era muy interesante, recorría las páginas para llegar pronto a la siguiente letra y poder aprenderme el abecedario completo.  Después recuerdo que organizaba mi clase de señas entre mis primos cuando venían a jugar  y me encargaba de enseñarles a todos lo que había aprendido.  En sexto de primaria tuve una compañera  que era algo diferente, Claudia. Tenía una notable cicatriz en la frente, en algún momento alguien mencionó que había tenido un accidente automovilístico  y que por eso no hablaba. Supuse que entonces tenía un problema de habla y que por eso no podía expresarse como todos, sin embargo es curioso que nunca la relacioné con la Lengua de Señas.

Había un programa de televisión llamado ECOLE de la empresa Televisa, que era conducido por una niña llamada Gicelle Barajas que era sobre la Lengua de señas, por la diferencia de horarios con el centro del país, aquí lo pasaban muy temprano, así que tenía que madrugar para poder ver esa media hora que se me pasaba volando. Sin embargo, no fué hasta cuando miré a un grupo de sordos en vivo y a todo color platicar  y ver como les interpretaban en su lengua, cuando  surgió este lazo que me atrapó.


Señarte en Teletón 2006 Mexicali
Mi tío comenzó a recibir clases de Lengua de señas y yo iba con él y aprendíamos juntos, algo curioso es que tengo dos primos casi de la edad, pero ninguno mostró nunca interés para aprender con su papá. Esas dosis pequeñas me permitieron aprender más sobre este mundo, al poco tiempo  pude tener más amigos sordos, con el tiempo necesitaba aprender más, así que comencé a viajar a Tijuana para esto,  siempre conté con el apoyo de mis  papás. A los 16 comencé a interpretar de español a Lengua de Señas Americana,  con el tiempo también aprendí la Lengua de Señas Mexicana, a los 18 di  mi primer clase formal de LSM para profesores de educación especial en Obregón Sonora, a los 23  dejé mi ciudad para apoyar un programa de enseñanza en la ciudad de Mexicali y San Luis Río Colorado.  A los 25 comencé a trabajar como intérprete en televisión para Intermedia/ Antena 3 por unos 3 años. A los 29 fui nombrado  intérprete oficial del municipio en Ensenada,  a la fecha e trabajado para distintas dependencias, como CONADIS, Derechos humanos, El Congreso del Estado, y diferentes universidades, entre otros.
Gira Señarte 2014  BCS

Esta mafia me atrapó,  esta mafia que consistía en mostrarme la vida a través de la perspectiva de las personas Sordas que se comunican con su lengua de señas, en entender estas diferencias que en ocasiones son muy crueles y discriminatorias, el entender el valor de  comunicar un mensaje a veces crucial para quien lo recibe a través de mis manos y que la respuesta sean risas, o  lágrimas de alegría o tristeza. Esta mafia tejió un lazo que  fué avanzando poco a poco atrapando mi atención, mis ojos, mis manos, mis pensamientos y corazón.

Cuenta cuentos con LSM  2005 
Cuántas historias podría contar al respecto y cada una forma parte de esta fibra que me sujeta, de esta mafia que te permite entrar pero no salir, que te seduce y te aprisiona haciéndote sentir feliz y orgulloso de estar aquí.

Lucía ahora me dice que estaba enamorada de mi cuando eramos niños, jajaja, es muy divertida, está casada.  Viví un tiempo con su familia en su ciudad, enseñándoles señas a su mamá que es persona Sorda y sus dos hermanos también Sordos, (En esa familia hay aproximadamente 23 Sordos). Claudia también forma parte de la comunidad de Sordos y hemos participado en varios proyectos juntos, también me recuerda  de la primaria pero por supuesto ahora si platicamos en señas y somos amigos. Aquella niña del programa de televisión, Gicelle, es ahora una buena amiga, el año pasado tuve la oportunidad de que me entrevistara para un documental que ella realizaba,  quién lo hubiera imaginado. Señarte ha sido uno de mis grandes proyectos, me ha permitido crecer en otros aspectos y brindar un mejor apoyo para la comunidad.  Sin duda hay aún mucho que hacer, se que será una trabajo que nunca terminará, sin embargo estoy satisfecho de contribuir de algún modo con esta comunidad.

Debo mencionar también a los grandes amigos y amigas que he podido cosechar en este camino, tanto sordos como  intérpretes y señantes, colegas que te muestran su ejemplo pese a las dificultades y te hacen sentir parte de algo grande e interesante, a los amigos que también son Sordos y te regañan, te corrigen, te guían y te hacen sentir cuánto aprecian tu trabajo, con eso te hacen entender que todo vale la pena. A los amigos que están aprendiendo,  que se dejan guiar, que te dan su voto de confianza y están a tu lado cuando los necesitas. Los que están en esta mafia suelen ser humanos al cuadrado, eso también es uno de los beneficios de estar aquí.

No  intento  decirte que pruebes conocer este interesante y pintoresco mundo del silencio,  que intentes comprender lo maravilloso que es comunicarte con la  Lengua de señas... por qué, si estás leyendo este artículo lo más probables es que ya estés dentro de la mafia. Felicidades, sonríe y disfrútalo. Mucho  éxito!.


Martín Rodríguez
Director de Señarte

Martín Rodríguez  /Circus Con Señas 2014

Entradas populares

Name:
Email Address:

Click here to create your own form.

L S M

Algunos videos

Loading...